Reglas de convivencia en preescolar

Cómo inculcar las normas de convivencia a los niños

Fomentar la convivencia escolar no es algo que sólo deban conocer los alumnos; también los profesores deben acordar sus propias normas de convivencia, dando un buen ejemplo a los más pequeños. Montse Villaverde Equipo de Comunicación Es importante que las normas de convivencia se inculquen a los niños desde pequeños, ya que contribuyen a la paz y la armonía, tanto en el vínculo familiar como con los demás. Por ello, debes asegurarte de conocerlas muy bien y saber transmitirlas a tus hijos de forma correcta.

Estas normas permiten a los niños relacionarse con los demás con respeto. Cuando las aprendan, se comportarán de forma ordenada y tolerante. De hecho, algunos estudios revelan que cuando se practican las normas de convivencia y se hace el bien desde la infancia, los adultos son más felices.

En mi colegio tenemos normas de convivencia como parte del PBIS Positive Behavioral Interventions and Supports. Nuestras reglas son «cuidamos de nosotros mismos, de los demás, de nuestra escuela y de nuestro mundo». Me encantan nuestras reglas.

El vocabulario es sencillo para que los niños de preescolar puedan entenderlas. Aquí hay un póster que creé con nuestras reglas escolares y que he colocado en mi área circular. Presentamos cada regla por separado, no todas a la vez.

Eso sería muy abrumador para un niño de preescolar. Nos centramos en enseñar primero la regla «cuidamos de nuestros amigos». Es la regla más difícil para los alumnos.

Siempre explicamos la regla en términos concretos a los alumnos para que entiendan qué es la regla y cómo es. Explicamos cuáles son las normas de convivencia y sus características. Además, las normas en el aula, en casa y en la comunidad.

Las normas de convivencia son pautas de protocolo, respeto y organización que rigen el espacio, el tiempo, los bienes y el tránsito entre las personas que comparten un lugar y un tiempo determinados. Implicarse activamente en el cuidado de la disciplina escolar, y promover responsablemente las normas de convivencia entre todos los miembros de la comunidad educativa, impregnándolas del espíritu evangélico y franciscano cf. LC, 51 y 52.

Procurar la confianza y el respeto y hacer cumplir la obediencia más por el amor que por la fuerza cf. CC1923, 307; CC1940 180. Establecer un conjunto de normas de aula es fundamental para mejorar la convivencia y la relación entre sus alumnos y ellos y el profesorado.

Estas normas deben ser consensuadas y trabajadas en el aula para que sus alumnos las entiendan y puedan llevarlas a cabo, especialmente en los cursos de preescolar