Fernando botero obras de arte

Like Fernando Botero’s paintings? Here are six of his works that capture the Colombian artist’s signature “Boterismo” style.

Los cuadros de Fernando Botero son realmente únicos y fácilmente reconocibles. Cuando se le pidió que definiera un estilo artístico, respondió que la prueba debería ser una humilde naranja. Según explicó, a pesar de las cualidades universales de tamaño y forma, una naranja representada por un artista sería imposible de confundir con una naranja pintada por otro.

«El espectador», decía Botero, «no es un mero testigo de la fruta, sino del estilo. Cuando la gente se para frente a mis cuadros o frente a mi escultura, no sólo ve una pera o una manzana. reconoce inmediatamente a un Botero».

Pocos artistas han creado un estilo tan inmediatamente reconocible como Botero. Desde su primera exposición en 1948, el pintor y escultor vivo más célebre de Colombia es conocido por las exageraciones y distorsiones proporcionales de sus temas. Su estilo característico, también conocido como boterismo, se basa en un volumen exagerado para representar cualquier cosa, desde la crítica política hasta el humor, dependiendo de cuál sea el objetivo.

Estas figuras hiperinfladas y voluptuosas forman uno de los conjuntos de obras más singulares del arte de los siglos XX y XXI. El comentario social que se desprende de las pinturas de Botero también contiene un incisivo sentido del humor y de la empatía humana que hace que su obra sea profundamente humanista. Botero estudió arte en Europa y su formación, sobre todo en Italia, tuvo un impacto significativo en su estilo. Entusiasmado por las obras del alto Renacimiento y el Barroco español, adquirió una sólida base artística, histórica y filosófica que sigue informando su práctica.

Otra influencia importante en su estilo fue el muralismo mexicano y su escala monumental de las formas humanas y el comentario social impregnado en estas piezas. Su impacto fue decisivo para que Botero comenzara a pintar sus figuras con las proporciones exageradas por las que es conocido. Como Botero describe su propia obra: «Todos los elementos de mi obra como pintor y escultor surgen de un mismo espíritu: el de mi pasión por los volúmenes».

Hemos recopilado una lista de algunos de los cuadros más memorables de Fernando Botero. Desplácese y disfrute. En la intimidad de su estudio de Montecarlo nace el arte de Fernando Botero, un estilo único e inconfundible que ha convertido al maestro colombiano en el pintor y escultor de volúmenes por excelencia, así como en uno de los artistas contemporáneos más valorados en el mundo del arte internacional.

ARTIKA le rinde homenaje con Las mujeres de Botero, un libro de artista dedicado a uno de sus temas más recurrentes: la forma femenina. Una edición única, numerada y limitada a 2. 998 ejemplares, realizada en colaboración con Botero.

El Libro de Arte, que contiene 45 láminas con dibujos de muy diversas figuras femeninas, evocadoras, sugerentes, sensuales y expresivas, y acompañadas de extractos de cuentos de Botero. Por su parte, el Libro de Estudios, que profundiza en la obra del maestro y abarca el alcance de este pintor de fama mundial, ha sido escrito por la profesora de Historia del Arte Lourdes Cirlot. Fernando Botero es un artista colombiano conocido por crear representaciones hinchadas y de gran tamaño de personas, animales y elementos del mundo natural.

Nacido en Colombia en 1932, Fernando Botero abandonó la escuela de matadores para convertirse en artista, exponiendo su obra por primera vez en 1948. Su arte posterior, que ahora se expone en las principales ciudades del mundo, se concentra en el retrato de situación unido a la exageración proporcional de sus sujetos. Nacido en Medellín, Colombia, el 19 de abril de 1932, Fernando Botero asistió a una escuela de matadores durante varios años en su juventud, y luego dejó la plaza de toros para seguir una carrera artística.

Las pinturas de Botero se expusieron por primera vez en 1948, cuando tenía 16 años, y tuvo su primera exposición individual dos años después en Bogotá. La obra de Botero en estos primeros años se inspiró en el arte precolombino y colonial español y en los murales políticos del artista mexicano Diego Rivera. También influyeron las obras de sus ídolos artísticos de la época, Francisco de Goya y Diego Velázquez.

A principios de la década de 1950, Botero empezó a estudiar pintura en Madrid, donde se ganaba la vida copiando cuadros colgados en el Prado y vendiendo las copias a los turistas. A lo largo de la década de 1950, Botero experimentó con las proporciones y el tamaño, y comenzó a desarrollar su estilo característico -personas y animales redondos e hinchados- después de trasladarse a Nueva York en 1960. Las proporciones infladas de sus figuras, incluidas las de Familia presidencial1967, sugieren un elemento de sátira política, y están representadas con colores planos y brillantes y con formas muy perfiladas, un guiño al arte popular latinoamericano.

Y aunque su obra incluye bodegones y paisajes, Botero se ha concentrado normalmente en su emblemático retrato de situación. Botero se ha pasado la vida investigando la forma y viajando por todo el mundo para conocer a los maestrosSus viajes por Europa incluyen su estancia en Madrid, España, donde estudió en la Academia de San Fernando antes de