Oracion a san judas tadeo para el amor imposible

Hay varias oraciones que se extienden sobre el tema del amor y aquí puedes leer varias oraciones a San Judas Tadeo por el amor Glorioso San Judas Tadeo, lleno de abundantes bendiciones, poderoso en palabra y obra. Grande a los ojos de Dios y de los hombres, por tu humildad y el celo ardiente con que buscaste la conversión de tantas almas a costa de trabajos y persecuciones indecibles. Te ruego que des pureza a mis sentimientos y me infundas espíritu de penitencia para llegar a comprender los sufrimientos redentores de nuestro Salvador.

Cuando termine de rezar la presente Oración a San Judas Tadeo por amor imposible, hay que rezar tres Padres Nuestros, tres Avemarías y tres Glorias al padre. Oh San Judas Tadeo Glorioso patrón de los casos difíciles Venimos a honrar tu nombre para alabarte y bendecirte. Santísimo Apóstol, San Judas Tadeo, amigo de Jesús, me pongo a tu cuidado en estos momentos difíciles.

Ayúdame a saber que no necesito afrontar mis problemas solo. Por favor, acompáñame en mi necesidad, pidiéndole a Dios que me envíe: consuelo en mi dolor, valor en mi miedo y curación en medio de mi sufrimiento. Pídele a nuestro amoroso Señor que me llene de gracia para aceptar lo que nos espera a mí y a mis seres queridos, y que fortalezca mi fe en los poderes curativos de Dios.

Gracias, San Judas Tadeo, por la promesa de esperanza que ofreces a todos los que creen, e inspírame para dar este don de la esperanza a los demás como se me ha dado a mí. Oración a San Judas Santísimo Apóstol San Judas Tadeo, fiel servidor y amigo de Jesús, el nombre del traidor que entregó a tu amado Maestro en manos de los enemigos ha hecho que seas olvidado por muchos, pero la Iglesia te honra y te invoca universalmente como patrón de los casos sin esperanza y de las cosas desesperadas. Ruega por mí, que estoy tan necesitado; haz uso, te lo imploro, de ese privilegio particular que se te ha concedido de llevar ayuda visible y rápida allí donde la ayuda está casi desesperada.

Venid a socorrerme en esta gran necesidad para que pueda recibir los consuelos y el socorro del cielo en todas mis necesidades, tribulaciones y sufrimientos, particularmente aquí mencionáis vuestra petición y para que pueda bendecir a Dios con vosotros y con todos los elegidos por toda la eternidad. Te prometo, oh bendito Judas, tener siempre presente este gran favor, y nunca dejaré de honrarte como mi especial y poderoso patrono y de hacer todo lo que esté en mi mano para fomentar la devoción hacia ti. Amén.

La tradición afirma que el apóstol Judas predicó en Mesopotamia, Siria, Samaria y Persia. Según Eusebio, regresó a Jerusalén en el año 62 d.C. y asistió a la elección de Santiago como obispo de Jerusalén.Luego partió para difundir la palabra de Cristo a Persia y sufrió el martirio en Armenia, que formaba parte del imperio persa. Con el tiempo, San Judas llegó a ser considerado como el patrón especial de los «casos perdidos», posiblemente porque se consideraba que la devoción a él había sido descuidada durante algún tiempo, muy probablemente debido a que su nombre era el mismo que el del traidor Judas Iscariote.

Apareció un pequeño oficio de San Judas y, en forma abreviada, la oración principal dice: «Santísimo apóstol, fidelísimo amigo y servidor de Jesucristo, Judas Tadeo, que es invocado como abogado especial de los que están en apuros y casi sin esperanza, ruega por mí para que, por tus méritos, reciba consuelo en mis tribulaciones y dificultades… y finalmente, contigo y con todos los elegidos, pueda amar y bendecir a Dios eternamente. Amén».

«Santísimo Apóstol, San Judas Tadeo, amigo de Jesús, me pongo a tu cuidado en estos momentos difíciles. Ayúdame a saber que no necesito afrontar mis problemas solo. Por favor, únete a mí en mi necesidad, pidiéndole a Dios que me envíe: consuelo en mi dolor, valor en mi miedo y curación en medio de mi sufrimiento.

Pídele a nuestro amoroso Señor que me llene de gracia para aceptar lo que nos espera a mí y a mis seres queridos, y que fortalezca mi fe en los poderes curativos de Dios. Gracias, San Judas Tadeo, por la promesa de esperanza que ofreces a todos los que creen, e inspírame para dar este don de la esperanza a los demás como se me ha dado a mí». San Judas, apóstol de la esperanza, ruega por nosotros San Judas Tadeo es el patrón de las situaciones desesperadas, de la esperanza de los desesperados, de las causas imposibles, de los hospitales y de los trabajadores de los hospitales.

Era pariente consanguíneo de Jesucristo y uno de sus Apóstoles. San Judas Tadeo es famoso por su predicación, sus curaciones, sus exorcismos y su aspecto, muy parecido al de Jesús. Escribió la epístola que lleva su nombre y su patrocinio de las causas perdidas parece ser una mezcla entre él y Judas Iscariote.

La fiesta de San Judas Tadeo es el 28 de octubre. Se dice que su novena, rezada por los desesperados, nunca ha fallado; los que acuden a él con fe en su momento de necesidad siempre han recibido alguna señal, gracia, respuesta o consuelo de que sus oraciones han sido escuchadas. De hecho, el nombre «Judas» significa «dador de alegría», mientras que «Tadeo» significa «generoso» y «amable».

El