Se puede habitar una casa intestada

Al igual que en el supuesto 2, el Sr. Smith fallece intestado sin dejar testamento, dejando una casa, a su único nombre, valorada en 450.000 libras y un patrimonio total de 500.000 libras. En virtud de las nuevas normas sobre sucesión intestada, la Sra. Smith tiene derecho a 375.000 libras esterlinas, pero no dispone de fondos para compensar el resto del valor de la casa. Así que, de nuevo, como en el caso 2, no puede tomar todo el valor de la casa como herencia.

Sin embargo, a diferencia del supuesto 2, en esta ocasión la Sra. Smith tiene tres hijos que, lamentablemente, no se ponen de acuerdo ni con su madre ni entre ellos. Además, uno de los hijos ha acumulado importantes deudas de juego y la esposa de otro está embarazada y a punto de dejar un trabajo bien remunerado. Una vez más, los tres hijos tienen una parte de la casa de su madre, pero esta vez, debido a la ruptura de las relaciones familiares y a las presiones financieras, de acuerdo con las nuevas normas de sucesión, los hermanos deciden intentar realizar sus acciones en la propiedad forzando la venta de la casa de su madre.

En un intento de seguir viviendo en su casa, la Sra. Smith presenta una reclamación contra la herencia de su marido y el litigio acaba en los tribunales, lo que conlleva importantes costes y perjudica aún más las relaciones familiares. Sin duda, esto es lo último que la mayoría de los clientes quieren o necesitan después de un duelo.