Un ojo de cada color

Heterocromía es el término utilizado para describir cuando alguien tiene más de un color de ojos. En muchos casos, esto significa que cada ojo es de un color diferente -por ejemplo, un ojo es marrón y el otro verde-, pero también puede significar que hay al menos dos colores distintos en diferentes partes de un ojo o de ambos. Cuando los ojos de una persona presentan cualquier forma de multicoloración, probablemente tenga heterocromía iridum o heterocromía iridis.

Cualquiera de los dos nombres puede utilizarse para describir la afección mencionada anteriormente: heterocromía ocular. Diferentes formas de heterocromía pueden afectar a la piel y al cabello, por lo que adjuntar iridum o iridis aclara que sólo están afectados los ojos. Se cree que una mutación genética causa casi todas las formas congénitas de heterocromía.

La mutación es benigna, lo que significa que no está relacionada con una enfermedad o dolencia subyacente y no causará ningún daño. La heterocromía iridiana dos ojos de distinto color en un mismo individuo y la heterocromía iridiana una variedad de color en un mismo iris son relativamente raras en los seres humanos y son el resultado de una mayor o menor pigmentación del iris. La mayoría de los casos son aislados y esporádicos, y es posible que sean el resultado de una alteración en la expresión de los genes mencionados y de los que aún no hemos encontrado dentro de las células de todo el iris o incluso de una sección concreta.

Otras causas posibles son los traumatismos en el momento del nacimiento o más adelante en la vida, los nevos pigmentados congénitos o incluso los medicamentos, como los utilizados en el tratamiento del glaucoma. Hay algunos síndromes bien conocidos en los que la heterocromía iridiscente es una característica llamativa. El síndrome de Waardenburg tipo 1, un trastorno autosómico dominante causado por mutaciones en el gen PAX3, se caracteriza por alteraciones pigmentarias del iris, el cabello y la piel, así como por una pérdida auditiva neurosensorial congénita.

Pero dos colores de ojos diferentes suele ser un hallazgo aislado, que se suma a la aparentemente interminable y fascinante variación de las características físicas de los seres humanos. ¿Es la heterocromía motivo de preocupación? Las anomalías en el color de los ojos no son necesariamente un signo de un problema de salud subyacente, pero pueden ser un componente de algunos trastornos genéticos heredados.

Un ejemplo es el síndrome de Waardenburg, que provoca en los niños pérdida de audición, encanecimiento prematuro del cabello y grados de heterocromía. Otro ejemplo es la neurofibromatosis, que afecta al sistema nervioso y provoca la formación de tumores en el tejido nervioso. La formación de tumores en el interior del ojo puede causar la Heterocromía.

Si la heterocromía se produce de forma repentina, puede ser un signo de una enfermedad subyacente. Un examen oftalmológico completo con su oftalmólogo puede descartar cualquier problema grave. A veces, sin embargo, la concentración y distribución de la melanina no es uniforme, lo que conduce a una condición conocida como heterocromía.

Esta condición puede presentarse de diferentes maneras. Existe la heterocromía completa, cuando cada ojo es de un color claramente diferente, por ejemplo, uno azul y otro marrón. La heterocromía central es cuando los ojos muestran varios colores, como un iris azul con un anillo marrón dorado alrededor de la pupila.

Y la heterocromía sectorial es cuando un iris tiene una salpicadura de color diferente de su tono general, un rasgo que tiene la actriz Kate Bosworth. La coloración irregular del iris también puede deberse a una lesión en el ojo, como un puñetazo que provoque una hemorragia dentro del ojo. Una infección o una inflamación leve que afecte sólo a un ojo puede causarla, al igual que la presencia de un objeto extraño en el ojo, porque eso puede provocar una inflamación .

La heterocromía también puede ser causada por el glaucoma, que es un grupo de enfermedades oculares que dañan el nervio que lleva la información visual del ojo al cerebro. El efecto es muy, muy sutil. No es como si mis ojos estuvieran cubiertos con gafas 3D de color rojo-azul.

Es como si alguien levantara un control deslizante de color en Photoshop y ajustara el tono de cada ojo en una pequeña muesca. Cuando tenía 5 años, me acostaba en la cama y jugaba a este juego, cerrando un ojo y luego el otro, y me maravillaba la rareza. Suena raro, pero no creo que sea el único.

La cuestión de si nuestros ojos izquierdo y derecho perciben el color de forma ligeramente diferente aparece de vez en cuando en Quora, Reddit y otros foros de Internet. Así que pregunté a un puñado de expertos en percepción visual para averiguarlo: ¿Es esto real? La percepción del color es un proceso increíblemente complicado.

No se trata sólo de las propiedades físicas de la luz que entra en el ojo a través de una lente. Se trata de la biología de los receptores de la parte posterior del ojo y de las vías neuronales que les dan sentido. Pequeñas diferencias en cualquiera de estas áreas pueden causar pequeñas diferencias en la percepción del color.

Estas diferencias son pequeñas en comparación con la gama de colores que vemos, pero lo suficientemente grandes como para estar por encima del error de medición, me escribe en un correo electrónico David Brainard, psicólogo de la Universidad de Pensilvania que estudia la visión humana. Brainard dice que la investigación apunta a las diferencias en las células de los conos -que detectan el color- como la mai