Diferencia entre osteopata y quiropractico

¿Cuál es la diferencia entre un osteópata y un quiropráctico?

La principal diferencia entre los quiroprácticos y los osteópatas es el título que poseen. Un osteópata tiene un título de médico y tiene los mismos derechos médicos que cualquier médico, incluido el derecho a recetar medicamentos. Los quiroprácticos tienen un título de doctor en quiropráctica y no pueden recetar medicamentos.

La otra diferencia principal es el tipo de tratamiento que administran. Los quiroprácticos suelen utilizar los ajustes quiroprácticos para corregir los desajustes de las articulaciones, mientras que los osteópatas suelen centrarse más en la manipulación de los tejidos blandos mediante estiramientos y masajes. Osteópata o quiropráctico: ¿cuál es la diferencia?

No es raro que los clientes se pregunten por las diferencias entre la osteopatía, la quiropráctica y, en menor medida, la fisioterapia: al fin y al cabo, cada una de ellas es una práctica bien establecida en la medicina occidental, y existen similitudes que hacen comprensible esa confusión. De hecho, para algunos profesionales el debate sigue sin resolverse. Existe el chiste popular de que «la única diferencia entre la osteopatía y la quiropráctica es la ortografía»; y algunos profesionales han renunciado por completo, admitiendo que simplemente no pueden diferenciar entre ambas, aunque esto es poco frecuente.

Aunque estos trabajos pueden parecer similares y suelen tener objetivos parecidos, está claro que hay una clara diferencia entre fisioterapeutas, quiroprácticos y osteópatas. Para el ciudadano medio, estos títulos pueden parecer intercambiables, pero muchas personas harán una elección diferente cuando se les presenten los hechos. Aunque desde el punto de vista científico hay un claro favorito, la clave no debería ser aprender la diferencia técnica entre estas funciones, sino darse cuenta de la importancia de investigar a los profesionales médicos antes de acudir a ellos.

Sólo entonces podrá tomar una decisión verdaderamente informada. ¿Qué es el tratamiento quiropráctico? El tratamiento quiropráctico es otra opción de tratamiento no quirúrgico que se centra en la relación entre los nervios, los músculos y el esqueleto.

El tratamiento quiropráctico suele centrarse en la columna vertebral del paciente y la mayoría de las personas acuden a un quiropráctico por problemas en la zona lumbar. La filosofía del tratamiento quiropráctico es que la desalineación de las articulaciones causa dolor de espalda, ya que compromete el sistema nervioso central del cuerpo. El tratamiento consiste en la manipulación de la columna vertebral, y el quiropráctico suele realizar pequeños «ajustes» en la posición de las vértebras lumbares para aliviar la presión y el dolor.

Estos ajustes son los que provocan el conocido ruido de crujido o chasquido asociado al tratamiento quiropráctico. Los crujidos son causados por pequeñas bolsas de gas en el líquido articular, y aunque pueden ser ruidosos, el tratamiento nunca debería ser doloroso. El tratamiento quiropráctico es similar a la osteopatía, ya que ambos son tratamientos manuales.

Los quiroprácticos también utilizan el masaje para manipular los tejidos blandos del cuerpo y el tratamiento suele ser bastante «manual». El quiropráctico puede utilizar una fuerza moderada mientras trabaja con los huesos y los músculos de la columna vertebral. Los quiroprácticos suelen realizar ajustes de la columna vertebral mediante breves y rápidos empujes con el brazo en la columna del paciente.

A veces, los quiroprácticos también utilizan pequeñas herramientas manuales para tratar el dolor de espalda y cuello. El método del activador implica el uso de un pequeño instrumento cargado con resortes, llamado instrumento de ajuste del activador, que da un solo empujón en el lugar determinado para corregir el mal funcionamiento de la articulación. ¿Cuál es la diferencia?

Hay algunas diferencias clave entre la osteopatía y el tratamiento quiropráctico. La diferencia más importante es que los quiroprácticos se centran principalmente en la columna vertebral, mientras que los osteópatas adoptan un enfoque más holístico y se concentran en todo el cuerpo. Los osteópatas también tratarán una gama más amplia de dolencias, incluyendo problemas respiratorios y digestivos.

Otra diferencia clave radica en el método de tratamiento. Los osteópatas utilizan una amplia gama de técnicas, mientras que los quiroprácticos se limitan a realizar ajustes de la columna vertebral. Además, los quiroprácticos son los que más se centran en las articulaciones de las dos profesiones.

A la hora de evaluar a los pacientes, los quiroprácticos tienden a recurrir en mayor medida a equipos de diagnóstico como las radiografías y las resonancias magnéticas para analizar la forma de la columna vertebral antes de trabajar con el paciente, mientras que los osteópatas utilizan técnicas manuales como la palpación. En conclusión, ambos tratamientos comparten muchas similitudes, y la diferencia entre los dos puede reducirse a menudo al profesional individual. Ninguna profesión es mejor que la otra, y ambas son muy eficaces para tratar dolencias comunes como el dolor de cuello y de espalda.

Las dos profesiones suelen trabajar conjuntamente bajo el paraguas de las terapias físicas no invasivas. En un momento u otro, la mayoría de las personas experimentan problemas de salud crónicos de baja gravedad: del tipo que no está enfermo pero tampoco está bien¿A quién hay que acudir cuando se tiene un problema de salud persistente pero no se está enfermo? En el ámbito de la homeopatía hay una serie de profesionales que pueden ayudar con este tipo de problemas, pero